Actualizar blogs: encontrar el ritmo ideal (1/2)

Muchos posts: Muchas visitas

En el momento del lanzamiento de un nuevo blog, no es difícil conseguir un gran número de visitas y de comentarios que exploran y dan la bienvenida al nuevo miembro de esta gran comunidad virtual. Una vez establecidos, aumentar el número de posts que se cuelgan por semana causará una reducción del número de comentarios por artículos, pero aumentará el número de comentarios totales en una franja de tiempo determinada, lo cual implica un mayor número de visitas.

En general se trata de subir más posts para conseguir más visitas, ya que la oferta de alternativas será mayor y el número de lectores aumentará. Además, al meter más artículos éstos serán de menor extensión, los lectores no quedarán saturados y pasarán rápidamente de un texto al siguiente.

Otras herramientas pueden ayudar no sólo a aumentar el número de comentarios (y por tanto de visitas) sino también la calidad de éstos. En esta categoría se incluyen el plug-in (complementos informáticos) DoFollow o el ‘subscribe to comments’ (suscribirse a comentarios) de WordPress. El primero recompensa a los comentarios de calidad con SEO (optimización en motores de búsqueda), el segundo avisa por email ante la aparición de nuevos comentarios, facilitando la réplica inmediata.

Los riesgos de escribir demasiado

En el Blog del Novato se señala que “pensar en los blogs sin un ritmo en sus actualizaciones es volver decididamente a la 1.0, a la época donde las Webs no eran más que HTML puro y dos o tres actualizaciones por mes”.

No cabe duda de que los blogs más importantes son los que más artículos publican, aunque también es cierto que suelen contar con un mayor número de autores. Pero colgar demasiados posts con una frecuencia elevada puede ser igual de perjudicial, o incluso más aún, que tener una frecuencia baja.

Por un lado, un mayor número de entradas implica un mayor tráfico, pero también provoca una pérdida del lector fiel. Generar demasiados artículos reduce el número de comentarios a momentos concretos, en lugar de generar conversaciones.

Además, dependiendo del número de autores que escriban en el blog, una mayor frecuencia puede significar también una pérdida en la calidad del contenido de cada artículo. De hecho, muchos bloggers, por miedo a defraudar a los lectores y perder visitas, tienden a publicar demasiados artículos casi de manera automática, a veces por el mero hecho de publicar, aunque los textos sean de poca calidad y no valgan la pena. Se llega así a la disyuntiva que señala Juan Luís Polo en ETC: “publicar poco y bueno o mucho y no tan bueno”.

Publicar lo necesario, ni más ni menos

En realidad, más importante que establecer una alta frecuencia de publicación y ofrecer una gran cantidad de posts diarios, es establecer un ritmo constante de publicación, de acuerdo con las posibilidades del autor y las características del blog. De nada sirve mantener un alto ritmo de actualización desde el principio si esta labor supone una tarea demasiado ardua para el autor, que puede acabar saturado de trabajo y también saturando a los lectores. La calidad del contenido se puede resentir y los lectores se pueden cansar de tener demasiados posts que leer por día.

Por otro lado, los autores también tienen sus propios trabajos, familias, compromisos, y no siempre es fácil compatibilizar esas actividades con el mantenimiento de un blog, sobre todo cuando se comienza. Por lo tanto, es necesario establecer un ritmo adecuado de actualización. Pero no es un objetivo que se consiga de un día para otro. Exige paciencia, constancia y dedicación. Si logramos esos ingredientes, cuando nos queramos dar cuenta habremos establecido un ritmo interesante de entradas de un modo casi inconsciente y automático.

Más información en Problogger (texto en inglés).

(Visited 89 times, 1 visits today)

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*