Actualizar blogs: encontrar el ritmo ideal 2/2

Cómo conseguir el ritmo adecuado

Al crear un blog, lo más aconsejable es tener un ritmo más lento que el que pretendemos conseguir, trabajar más la calidad de los artículos, y desde ese punto de partida incrementar el ritmo y la calidad poco a poco. Se puede empezar con un post semanal, después 3, incluir temas de discusión, incorporar otros autores, etc. Se puede llegar a tardar hasta 1 año en conseguir un ritmo con el que estemos satisfechos. Con esta evolución gradual, la idea es evitar un sobreesfuerzo innecesario e intentar mantener la calidad de los posts. Pero además, siempre es recomendable no sorprender a los lectores con cambios repentinos en la frecuencia de actualización. De esta manera, probablemente ni se den cuenta de los cambios. En un artículo de Blogmundi se acierta al explicar que “a la gente le gusta saber qué va a encontrarse y suelen incorporar a su rutina habitual aquello que se adapta bien a su ritmo”.

Por lo tanto, es aconsejable mantener una regularidad y estar pendientes de las reacciones y comentarios de los lectores sobre la frecuencia de actualización del blog, además de observar otras señales y signos pertinentes como el tráfico de la página por día, el número de comentarios por posts, etc. En general, suele haber un nivel concreto, que varía de un blog a otro, con el que los lectores se sienten más cómodos. Por otro lado, como ya indicamos en el artículo anterior, no siempre se consigue aumentar el número de comentarios con un mayor número de posts, y a veces podemos conseguir más con menos. A este respecto, Emilio Márquez comenta en su blog : “Conseguir un mayor número de comentarios tiene muchas veces relación directa en la forma de redactar o enfocar los posts”.

Cómo mantener el ritmo de escritura

Mantener un determinado ritmo de actualización requiere también cierto esfuerzo e implica algunas dificultades y riesgos. Es necesario analizar la forma en que cada autor escribe y publica sus artículos, dónde están los principales obstáculos a la hora de hacerlo y cómo superar esos baches.

Por ejemplo, hay personas que no tienen especial dificultad en escribir, pero encuentran problemas a la hora de pensar en un tema o idea para el post, y pierden mucho tiempo en llegar a ello. Otros tienen una gran facilidad para encontrar temas sobre los que escribir, pero a la hora de publicar no encuentran la forma de diseñar el post de manera atractiva para el lector, añadir títulos y subtítulos, ladillos, imágenes, etc.

En el primer caso es recomendable llevar siempre encima un cuaderno donde apuntar ideas que se nos ocurren en el momento menos esperado, además de reservar una determinada cantidad de tiempo por semana para hacer una tormenta de ideas, invitando incluso a otra persona para que actúe como pared de esas ideas. En el segundo caso, siempre es útil acudir a algún curso, por ejemplo de maquetación o de redacción, y contar con alguien que nos insista en publicar los artículos.

También contribuye a mantener un ritmo regular de publicación escribir posts en momentos determinados de la semana, varios a la vez. De este modo, el autor tendrá muchos textos preparados para publicar en cualquier momento.

Escribir blogs: un proceso evolutivo

Hay que tener en cuenta que existe siempre un proceso de aprendizaje y de evolución. En un primer momento, el blog recién creado puede no ser del mejor nivel, ni en número ni en calidad. Pero con perseverancia, cierto sentido crítico y ganas de mejorar, poco a poco apreciaremos una evolución, tanto en la calidad de nuestros posts como en nuestra propia capacidad para escribirlos. Con el tiempo y la práctica, una persona llega a ser más eficiente, cada vez escribe mejor, más rápido y está más perceptiva a la hora de descubrir nuevos temas sobre los que escribir.

Más información en Problogger (texto en inglés).

(Visited 55 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*