Cómo enfrentarnos a una pantalla en blanco

Existen una serie de consejos que los expertos dan a aquellos que se inicia en esta labor o que simplemente andan atrapados en un momento falto de inspiración. Pero de entre todos estos consejos, que en general son bastante útiles, es necesario destacar unos cuantos que por experiencia propia y dedicada investigación parecen ser los más recomendables.

Antes de ponernos delante de la pantalla blanca, intentemos fabricar un protocolo de creación: A pesar de que esto puede resultar contradictorio, puesto que crear supone lanzar tu imaginación en busca de hallazgos únicos y, por lo tanto, carentes de un aparente control definido, muchas veces se convierte en una herramienta clave para escribir. Sea cual sea el modus operandi de cada escritor, articulista o informador, el protocolo creador puede resultar clave para salir del atolladero mental en el que podemos encontrarnos en un futuro.

Para la creación de un escrito debemos responder varias cuestiones:

– ¿Sobre qué queremos escribir?
o Podemos tener un tema prefijado, por lo que, saltaríamos a la siguiente pregunta.
o Si no tenemos tema, lo que debemos hacer es movernos entre nuestros conocimientos previos para rescatar aquellos que nos puedan inspirar.
o Si debemos construir nuestros textos dentro de una área determinada muy general (por ejemplo, informática, ciencias naturales, economía,…), primero es necesario desarrollar un proceso de investigación de conceptos básicos y después intentar reducir esa área a una pequeña parcela que nos permita extraer un tema concreto.

– ¿Cómo enfrentarnos al tema elegido?
o Primero tenemos que hacer una labor de investigación intensa que nos permita obtener ideas variadas sobre ese tema.
o Después debemos organizar las ideas que han surgido. Para ello podemos clasificarlas atendiendo a criterios subjetivos según su aparente atractivo, si son más llamativas o si son originales.
o Buscar el hilo conductor que unifique estas ideas.

– ¿Cómo elaborar el texto?
o Para hacerlo podemos emplear el criterio periodístico de la pirámide invertida, a través del cual se distribuiría la información del cuerpo de texto de lo general a lo específico.
o No olvidar incorporar en un artículo una introducción a modo de entradilla (donde se incluyan los datos más relevantes de la historia) y una conclusión, ya que serán estas partes, sobretodo, las que quedarán en la memoria del lector.
o Si estamos construyendo un texto más literario que colgaremos en un blog, la organización y exposición de ideas dependerá del estilo que se le quiera dar: formal, informal, clásico o trasgresor.

(Visited 68 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*