Escribir en Internet: consejos prácticos

Internet tiene sus propias reglas en muchos aspectos, y la tipografía es uno de ellos. Es muy importante tener en cuenta que estamos escribiendo una información para que sea leída en la pantalla de un ordenador, es decir, un medio luminoso que está demostrado que produce agotamiento en la vista.

Por eso la elección de una tipografía adecuada se ha convertido en una prioridad de estudio del diseño. Si la fuente elegida para tu página web cansa la vista del lector, éste no permanecerá mucho tiempo en ella; ni volverá en otra ocasión. A continuación te explicamos algunas reglas y consejos para mejorar la legibilidad de tu página.

Elegir una fuente

Tienes que tener en cuenta que las tipografías disponibles en cada sistema operativo son diferentes, por lo que conviene usar tipos de letras universales y asegurarnos de que los contenidos textuales van a ser lo más parecido posible sea cual sea el navegador-sistema operativo que utilice el usuario.

Para evitar el problema de que no se visualice correctamente, es mejor si utilizamos fuentes compatibles entre Windows y Mac Os (los utilizados por un 97% de los usuarios). Estas fuentes seguras y equivalentes en uno y otro son: Arial – Helvetica , Courier New – Courier, MS Sans Serif – Geneva, MS Serif – New York y Times New Roman – Times.

Una vez seguros de la compatibilidad, es conveniente saber que en la pantalla del ordenador funcionan mejor los tipos Sans Serif; es decir, “sin serifa”, que carece de los pequeños remates o terminaciones en los extremos del tipo. Son más fáciles de “dibujar” por el ordenador al ser más rectas, y son más legibles, incluso a pequeños tamaños, porque tiene menos detalles (al contrario que si hablásemos de texto impreso).

Tamaño adecuado

Debemos escoger tipos de letras no muy grandes, para no hacer excesivamente larga la página, ni muy pequeñas, ya que se pueden causar dificultades en la lectura. Y ya que antes hemos hablado de compatibilidad de tipos entre Windows y Mac Os, debes saber también que el tamaño de los mismos tampoco coincide. En Mac existe una equivalencia entre punto y píxel, ya que trabaja a una resolución de 72ppp (píxel por pulgada), cosa que no ocurre con Windows, que trabaja a una resolución de 96ppp.

Por esto, en Mac, un tipo de 12pt se correspondería con 12px; mientras que en Windows, un tipo de 12pt son 16px. Esto tiene como consecuencia que los usuarios de Mac verán las fuentes más pequeñas que los de Windows. Los tamaños de fuente más adecuados para una buena legibilidad estarían entre los 9 y 15 píxeles (7 y 11 puntos), evitando el escalado que se produce en las de mayor tamaño.

Con estos consejos conseguirás que el usuario se sienta cómodo en tu página, y así navegará con más facilidad, ya que habrás conseguido una buena usabilidad del sitio web.

(Visited 199 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*