La importancia del estilo

Cuando te lanzas a escribir textos para alguien, ya sea una compañía o un particular, siempre debes tener como referencia el estilo o el formato que el ofertante te ha indicado o bien explícitamente o bien a través de lo que puedes observar implícitamente en otros escritos que ya han sido colgados en la página donde vas a publicar tus artículos.

Es de vital importancia tener claro cuales son los parámetros de estilo que se manejan, ya que será la clave del éxito o del fracaso de tu colaboración. Cuanto mejor te adaptes a una forma concreta, más verás recompensada tu labor; aunque no te digan o te marquen las directrices exactas de trabajo, si investigas en el proyecto en el que te estas embarcando, y estudias o analizas los modos de hacer, además, de demostrar una gran eficiencia en tu trabajo, mostrarás un interés por el proyecto que se traducirá en confianza en tu labor por parte de aquel que te contrata.

Más allá de la corrección ortográfica y gramatical de tus escritos, que muchas veces se dan por sentado, se presta una gran atención a la homogeneidad del formato, ya que con ello estamos caracterizando la identidad no sólo de los contenidos, sino de la empresa en la que hemos sido contratados. Esto es, la trascendencia del estilo esta definida por ser parte imprescindible en la creación de la imagen empresarial, de la imagen del proyecto y de su autor. Por lo tanto, es necesario realizar una primera inspección de lo que hasta ese momento se ha colgado en las webs, blogs donde se va a participar.

Es evidente que hablamos de trabajos de escritura en Internet, medio que se distingue en gran medida del resto de medios de comunicación de masas por ser inmediato, ilimitado e incómodo (en cuanto a la lectura en pantalla).

Pautas de trabajo:

– Conocer el medio Web
– Conocer el proyecto en el que se va a colaborar
– Hacer un listado de los rasgos generales y otro con los rasgos específicos (lo cual dependerá de la clase de contenidos tratados)
– Aplicar esos parámetros en nuestros escritos desde su construcción, con el fin de integrarlos en nuestro proceso de creación. Si trabajamos de ese modo conseguiremos convertir esto, que en principio puede generar algún quebradero de cabeza, en algo automático e indispensable.
– Revisar todos nuestros textos antes de publicarlos o colgarlos para evitar errores innecesarios.

Pautas para mejorar la calidad de nuestra información:

– Es muy importante crear una unificación de contenidos sólida entre todos los escritos que aparecen en un blog, portal o página Web; una posibilidad, para conseguir esto, sería crear vínculos internos entre los textos.
– También sería atractivo crear vínculos externos, aunque esta tarea debe estar muy controlada. Conviene crear uno o dos links con páginas externas para añadir contenidos destacables, pero nunca sobrepasar este número de enlaces externos, porque sino disminuirá la calidad de nuestros escritos, dado que nuestro éxito dependerá más de la información externa que de la propia.
– Intentar desarrollar algunas innovaciones de estilo que, siguiendo las pautas marcadas por el formato preexistente, puedan generar un incremento del atractivo de la página (pero ¡cuidado! No se debe abusar de esto, ya que demasiados cambios debilitan la imagen del medio)

(Visited 1.546 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*