Normas de acentuación en castellano (II)

Si en el anterior artículo recogíamos las tres reglas infalibles para reconocer qué palabras llevan tilde y cuáles no, en este caso nos centraremos en las excepciones a esas normas y sus porqués. Diptongos, hiatos, monosílabos y excepciones van a intentar ser aclaradas aquí para facilitar la escritura en blogs y páginas de Internet (y en la vida misma).

Diptongos e hiatos

Un diptongo no es más (ni menos) que dos vocales juntas que forman parte de una misma sílaba. Para que ésto ocurra deben ser dos vocales cerradas (i, u) o una abierta (a, e, o) y una cerrada.

Por ejemplo: dia-po-si-ti-va, fui-mos…

Hay ocasiones en que se necesita una tilde para romper ese diptongo y entonces, lo que tenemos es un hiato; es decir, dos vocales juntas que forman parte cada una de una sílaba. Éste se produce cuando hay una vocal cerrada y otra abierta y la cerrada lleva tilde.

Por ejemplo: u-to--a (es llana acabada en vocal, por lo que según las normas no debería estar acentuada. Lleva la tilde para separar el diptongo).

Mucho cuidado porque cuando dos vocales abiertas van juntas también forman hiato y esto puede prestar a confusión a la hora de acentuar.

Por ejemplo: a-é-re-a, á-re-a… (ambas son palabras esdrújulas).

Mas, más, solo, sólo…

Hay palabras que pueden desconcertarnos al verlas con tilde. La norma no dice nada respecto a los monosílabos. Más es un adverbio de cantidad; mas, una conjunción adversativa sinónimo de pero.

No me queda más remedio que trabajar.

jugaron bien, mas el árbitro les perjudicó.

El caso de sólo es parecido; si acudimos a la norma, nos dirá que es una palabra llana acabada en vocal y, por lo tanto no debería llevar tilde. Es una palabra polisémica, así que en una de sus acepciones va con tilde para diferenciarla de la otra. Así pues, la palabra sólo se refiere a un adverbio y solo a un adjetivo que expresa soledad. Una regla fácil de recordar y que no suele fallar es que lleva tilde siempre que se puede sustituir por solamente.

Sólo faltaba que empezara a llover.

Se sentía tan solo que llegó a volverse loco.

Con esta serie de dos artículos sobre acentuación en castellano, la vida de algunos redactores de páginas Web puede ser más fácil. No obstante, la manera más divertida y práctica de aprender ortografía es leyendo.

(Visited 109 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*